prensa

Serge Ikea… ese armario ropero

Posted on Actualizado enn

Decía Ikea que le debe a toda España haberse formado como jugador…

Ole ahí.

Grande José Blanco. El conceto es el conceto.

Y si a alguien se le ha pasado por alto que ese Ikea es el gran Serge Ibaka, que escuche el documento. Es una gran equivocación, pero, al menos, tiene mucha gracia.

Un legado importante este de Blanco para el festival del humor, que al final, es de lo que se trata en este blog.

Sudor frío

Posted on Actualizado enn

Un buen periodista, como a mi entenderes este muchacho, puede sufrir este tipo de cosas. ¿Quién no se ha quedado en blanco al hacer la compra, al dar respuesta a un examen… al pedir una cita a la chica/chico con la que se quiere estar? Son cosas la mar de normales. El problema de un medio de comunicación es que la exposición es total. Todo el mundo te ve. Más aún si, en una tarde veraniega, en el Telediario 2 de TVE te pones a contar una noticia clave en la política internacional del momento.

Tuvo mala suerte este muchacho que, por suerte, sigue estando entre los profesionales que informan en TVE.

Y, como muchos sabrán, aunque esto les habrá hecho algo de gracia -a mí, en este caso, no mucha, la verdad-, esto nos puede pasar a todos.

Ojo con los portavoces

Posted on Actualizado enn

Sin ánimo de menospreciar a nadie, he aquí un video que no deja en buen lugar a su protagonista. El tema es que no todos valemos para dar la cara por un partido político, una empresa o un cliente en un juicio. Lo de hablar en público debería ser una asignatura, como lo de crear una empresa. Se nos llena la cabeza de conceptos que posteriormente nadie recuerda (yo, pobre de mí, tipo de letras, no sé ya ni por dónde arranca una integrada, y casi casi no me pidan hacer una raíz cuadrada).

En fin, vean ustedes y juzguen… Sólo un pequeño comentario, pero no sobre el ínclito. A veces, también en política, las prisas son pésimas consejeras.

Al mal tiempo, buena cara

Posted on Actualizado enn

titulares_7_tiempo-07-11_1251

Lo del tiempo en los medios se ha vuelto demasiado riguroso en los últimos años. Recuerdo cuando mi abuela, con su nuevo televisor en color, al finalizar de hablar durante diez minutos José Antonio Maldonado (o Paco Montesdeoca), le daba las gracias y le despedía a través de aquellas 625 líneas…

Ahora, como ocurre con el deporte, el tiempo dedicado a este tipo de información se ha multiplicado al menos por dos y ahora duran casi tanto como un telediario entero.

En los periódicos, la cosa no ha cambiado. Cerca de la cartelera, de la programación televisiva, las necrológicas… ahí, aparece un mapa de España con la previsión para el día en curso y alguno más. A ello hay que añadir un detallado pronóstico como el que vemos. Oye, al menos sólo había riesgo de “alguna preocupación aislada”, que todos los días sean así, ¿verdad?

Por este tipo de errores se ríen de uno, pero también uno se ríe con los demás. Sin ser, digámoslo así, de los que no hacen daño.

Importan, pero no tanto…

Superhéroe español

Posted on Actualizado enn

2015-04-16-1429200122-9847626-trespunaladas

En este país, somos muy así: de salir en la foto del facebook con el cigarro y la copa. De posar con la copa hasta con el birrete de recién titulados en la Universidad… Es cierto que el alcohol está demasiado permitido y puede ser especialmente corrosivo con algunas personas. He aquí un caso. Sólo un español -yo llevo esta condición muy gloriosamente- puede hacer lo que se indica en el titular: haber sufrido tres puñaladas y entrar a pedir una cerveza. El tema es que, ya a mediados de junio empieza a apretar el sol, y más aún en la Comunidad Valenciana.

Otra posibilidad, algo más remota, es que el joven en cuestión fuera un superhéroe. O su doble. Tras sufrir las magulladuras provocadas por un arma blanca, decidió que la mejor manera de volver en sí, recuperar su integridad física, o algo parecido, seria bebiendo el fermento de cebada, que tan a gustito se bebe en estas fechas en España. En otros países, da igual la hora, la fecha, el día, si juega tu equipo la champions, si estás de celebración. El caso es coger un buen vaso y de paso también un gran cebollón.

Si me preguntan… Yo diría que el asunto tuvo por protagonista a un híbrido. Sin duda, el agredido era un superhéroe español.

Peligros estadísticos

Posted on Actualizado enn

titulares_7_cantabria_bronx-16

Mira que es bonita Cantabria (casi tan hermosa como Murcia, que decían aquellas galas de verano de la Primera), pero cuidado el peligro que tiene… Vean, vean si no el percal que hay por allí. ¡Casi 132 presos por habitante! Es el mal puro y duro… Madre mía, cualquiera se acerca a Torrelavega desde Aguilar de Campoo, o llega a Potes superando Cervera de Pisuerga.

Las estadísticas juegan estas malas pasadas, amigos lectores. El caso es que en la región cántabra hay casi 132 presos, sí, pero por cada 100.000 habitantes… meeeenos mal. En total, 705 personas condenadas cumpliendo prisión en algún módulo de esa bella tierra.

A mí, al menos, me deja mucho más tranquilo…

Por los pelos (Parte II)

Posted on Actualizado enn

titulares_casimouerto_09-644x386

No cejes en el empeño. No te canses de llamar. Que te harten de pesado. Esos buenos consejos que nos enseñaban los jefes de la vieja escuela a los que empezábamos a ir con el lápiz y la libreta nos sirvieron de mucho. Sobre todo, para espabilar. Eran un poco cab****es, todo sea dicho, pero así aprendimos muchas aristas de un oficio que no es sencillo ni mucho menos y exige estar despiertos al 100 por cien todos los días. Como cuando vas al volante.

De ahí que, alguno se haya echado ya la mano a la cabeza, y piense que éste es el diario de los seres extraños de Tim Burton o el periódico Purgatory Post. Nada más lejos de la realidad. Volvemos al universo titulares. Donde, tras intentar cuadrar una sentencia aparece, al día siguiente, previo paso por la rotativa un churro auténtico.

Es el caso: Vuelve al trabajo tras morir casi ahogado. Ese casi que bailó nos permite echarnos unas risas. Ahora, está claro que la persona en cuestión decidió volver al tajo tras un susto de narices en el que casi muere ahogado. Así nos gusta, dando ejemplo.